en carrera

Con el embarazo y los primeros meses de vida de Poroto me di cuenta de un hecho insoslayable: a la primeriza siempre la estará rodeando un coro de expertos para decirle todo lo que -creen- la pobre mujer, perdida entre pañales con mecoño y pezoneras, necesita saber. En general madresconexperiencia, que aconsejarán, cuando no querrán imponer, sus opiniones.
Con el tiempo (a mí me costó bien poco) una aprende a poner cara de póquer y asentir a todo como si estuviera escuchando el Oráculo de Delfos. Acto seguido, una hace lo que se le canta.
Lo mismo sucede con el niño.
La regla básica de todo infante es: haré lo que se me cante, cuando se me cante (regla que quieren seguir hasta la misma adolescencia). 
O bien, a esta edad: "madre, puedes leer de pé a pá ese manual de estimulación temprana que te regalaron, y aprender que a los ocho meses debo gatear, a los nueve decir mamá y a los diez hacer la vertical. Tú aprende, madre, que yo tengo mi propio plan."
Sin embargo muchas no sólo se rehusan a aceptar que el niño tiene sus tiempos, sino que hacen de sus avances una competencia.
Estamos en presencia de este tipo de mujeres cuando a los oídos nos llegan frases que comienzan con la fórmula "el mío" seguida de un supuesto logro. 
El mío, o los míos, están siempre adelantados a su tiempo. Son abanderados en salita de uno. Caminan, gatean, hablan (y se van de la casa) antes que el resto.
Hace una semana atrás me dijeron, mientras sostenían de las manos a mi hijo, y repito textualmente:
- Ahora lo tenés que entrenar para que camine.
Yo, fiel a mi aprendizaje, asentí con cara de interesadísima en los métodos de la mujer. Y entonces vino el argumento irrefutable:
- Los míos caminaron todos antes del año. (Ponga cara de orgullo aquí.)
Decime una cosa: ¿para qué cazzo querés que camine antes del año?, ¿te dan un premio?, ¿te dan guita? Porque si es así lo pongo al pibe atado a una cinta de gimnasio ya mismo.
Entiendo que a una le de orgullo cualquier pavada que hace "el nene". Aunque no lo querramos aceptar la maternidad te lleva a festejar un pedo como si fuera un acontecimiento increíble.
Pero de ahí a en-tre-nar a tu hijo para que sea el primero del barrio que camina hay un abismo.
Mientras tanto, yo, cada día me sorprendo de que ese porotito minúsculo que alguna vez habitó mi panza se haya convertido en este humanito que ahora mismo se cuelga de mis piernas porque quiere llegar al teclado.
Es simplemente maravilloso.

 
Según el manual, éste no sería el método más común de "gateo". Que venga alguien y se lo explique, porque él está de lo más contento.


7 comentarios:

  1. Ajajaja "el método más común de gateo"... no sé si será común pero lo veo muy original :)

    Sigo recopilando experiencias para cuando me toque. Celebro tu facilidad para poner cara de póquer, creo que a mi me va a costar más.

    Todavía me sigo retorciendo ante la perspectiva de que me toquen la panza el día que esté embarazada :/

    ResponderEliminar
  2. Yo tengo más facilidad para poner cara de culo, pero a veces no es lo mejor. Así que tuve que practicar la cara de nada.

    Y para lo de la panza también hay un método. En el momento en el que estiran la manito los mirás fijo y ponés cara de asesina serial.
    Te entienden perfectamente.
    Lo sé.

    ResponderEliminar
  3. Quéeee odio los toqueteros de panzas ajenas! J es uno de ellos; no me canso de retarlo, y lo poco que le importa!

    Sobre todo lo demás, toda la razón del mundo, querida. A mí me costó mucho el temita de la caminata, pero valió la pena, ahora estoy más feliiiz que nunca!

    Jajaja!

    Me mató el crawling style de Poroto!

    Te mando besos, hoy te escribo!

    ResponderEliminar
  4. definitivmente sería de las que miran con asesina serial cuando le tocan la panza...

    Y SEGURAMENTE no me saldría bien la cara de poker cuando me aconsejen cosas...
    igual jaja la gente que me conoce sabe que ante un consejo estupido, va a seguir una contestación mala onda... del estilo

    "si mi hijo quiere meter el dedo en el enchufe, vos dejalo... que yo me ocupo después de revivirlo cuadno le de una patadita..."
    "si vos ves que el chico tiene frío? (para mi claramente no), vos dejalo... que después soy yo la que le sueno los mocos y me lo banco llorando."
    "si mi hijo no se despierta cuando lo venis a visitar... no rompas los huevos, que vos no sos la que se levnta a las tres de la mañana porque al pibe se le ocurrio levantarse a esa hora..."

    SI, CLARAMENTE NO TENGO LA PACIENCIA PARA SER MADRE, jajaja
    porque no solo es la paciencia con tu hijo sino con la gente que te rodea... y ultimamente estoy muy poco paciente, jaja

    beso!

    ResponderEliminar
  5. Cuando los comentaristas me sacan, y no me sale la carita de nada, a veces salgo con un "quedate tranquilx, que si se rompe es mío"...
    La gente no se lo toma muy bien que digamos. ja!

    ResponderEliminar
  6. (nunca creas algo que yo diga!! - segui leyendo, y lo sigo hacendo mientras espero que esta pagina abra en "otra pestaña", Dios, me doy miedo!!)
    El "mio" tiene quince meses y aun no dice ni mama, puedo orgullocear un poquito por eso??

    ResponderEliminar

Por favor, deje su comentario después del tono. Le responderemos cuando podamos, y como podamos (lo que generalmente será peor de lo que usted espera).

Muchas gracias por su mensaje.

Piiiiiiiip