de entrecasa o... me cago en la elegancia

Hay gente, como mi madre, que vive "de punta en blanco". Gente que se saca el maquillaje, con suerte, cuando se va a dormir, y jamás de los jamases pasa del mediodía con el pijama puesto. Que podría salir en cualquier momento a la calle sin temor a ser encerrada por atentar contra el buen gusto. En fin, gente que no tiene nada que ver conmigo.  
Para mí, llegar a casa significa deshacerme de la ropa de calle, y ponerme el uniforme de fajina, es decir, una combinación de ropa horrenda, vieja y ridícula, pero que por sobre todos esos adjetivos es CÓMODA.
Ropa con la que no puedo atender al cartero, ponele, porque el hombre se me reiría en la cara, o me tiraría un par de monedas... Y que debo cambiarme con la velocidad de la Mujer Maravilla cuando, en efecto, el cartero llama a la puerta.
Hablo de esa shoguineta azul marca "Naik" que se achicó y me llega sólo hasta  los tobillos, que combino tan bien con las medias de toalla gruesas y las pantuflas rosas del mismo material; y que remato con una remera que de tanto usarla se volvió transparente...
Por suerte Concubino me acompaña en el estilo homeless chic. Su equipo más hot consta de un short gris topo (el color original de esa prenda es un misterio) agujereado allí donde no llega la vista, una remera con personajes de Disney (a esta altura más parecidos a los muñecos del trencito de la algería  que a los originales) y, por último, las pantuflas pata de oso. Una preciosura, que exhibe con orgullo cuando baja lo más campante a buscar la pizza.
Quiero creer que la mayor parte de la humanidad tiene un equipo de entrecasa,  merecedor del premio "me cago en la elegancia". Quiero creerlo y comunicárselo a mi madre, que desde que tengo uso de razón me repite que "no sabe a quién le salí tan crota". Mi madre siempre tan simpática.
Y usted, ¿cómo viste entre las cuatro paredes de su hogar?
Hágame el favor y contradiga a mi madre... así me ahorro la visita al psicoanalista.
Muchas gracias.


Nota: Este post va dedicado a eterno sindrome premenstrual, que no ha tenido ningún empacho en hacer pública su afición por usar medias con ojotas. Hacen falta más valientes como ella (?) 
 

12 comentarios:

  1. Yo soy justamente una autentica "me cago en la elegancia". Antes lo era solo en la intimidad de mi hogar. Desde que mi embarazo ha avanzado y ya no me entra nada, adopté el estilo para salir a hacer los mandados, ir a buscar a la nena al jardín, a tomar mate de una amiga, etc.
    Pero justamente hoy lamenté haber adoptado ese look para casi toda ocasión porque con la excusa de acopañar a una amiga a señar un salon para el cumple de su hijo me encontre cual linyera protagonizando mi baby shower sorpresa. Todas mis amigas divinas y yo, bueno, desastrosa y roñosa es poco!!! me quería morir, sali un espanto en todas las fotos, impresentable!!!!

    ResponderEliminar
  2. Nooo!!! Tu amiga debería haberte hecho algún comentario sutil para que te cambiaras! (No se me ocurre cómo ser sutil en esa situación, pero debería haberse esforzado)

    Y bueh, habrá que imponer el homeless chic y listo. Después se nos recordará como unas visionarias (?)

    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. FUUUUU
    Había escrito un super comentario y se borró!! Maldita sea!!


    Bueno, decíale, que usted y yo debemos ser alguna clase de parientas porque nuestras madres se parecen bastante.

    Durante años escuché esos monólogos sobre la elegancia, especialmente en mis años universitarios. Mi uniforme de fajina cuando estaba de entrecasa siempre fue un jean (el más viejo que tuviera) con una remera/buzo/pulover/whatever, también viejo.

    Pero me casé, me aburguesé, empecé pilates, empecé a trabajar desde casa... y conocí al jogging. Ahora, cuando estoy en casa (que es la mayor parte del tiempo) no me sacás del jogging con pantuflas y medias ridículas ni ahí. ¡Es demasiado cómodo!

    Han vuelto las súplicas por que me vista mejor, por que no me deje estar y sarasa. Pero parece que hemos llegado a un punto medio: mientras no salga de casa así, ella no me dice más nada. Enhorabuena :)


    Como ya puede ver, cuesta ser hija de una madre prolija. Y en reconocimiento por sus padecimientos, le mando un abrazo envuelto en tela de jogging, como para no olvidar lo cómodos que son.

    ResponderEliminar
  4. yo tambien creo en el homeless chic :-P llego a casa y vuela el pantalon de vestir y la camisa y entra el unico jogging que tengo desde hace como 10 años o el pantalon corto de igual data, con o sin remera dependiendo de la temperatura. y vuelan los zapatos y entra las pantuflas? tipo esas de patas de oso.

    ResponderEliminar
  5. Bella Yo también trabajo en mi casa (¡otro alcoyana-alcoyana!), así que el 80% del tiempo ando como una linyera, para horror de mi madre.
    Y ahora encima tengo un bebé que se la pasa vomitando todo, así que imagínese que no me voy a andar ensuciando la ropa "buena" al divino cuete!

    ZardwiZ Excelente! Qué lindo que es sentirse acompañada en esta cruzada (?).
    Y es verdad, ¡en verano sale corpiño, nada de remera!

    Abrazos enjogginados para todos, y ¡viva el homeless chic!

    ResponderEliminar
  6. Yo ando todo el día vestida como una señorita porque trabajo en una oficina, así que cuando llego a mi casa no hay placer mayor que revolear (literalmente) los tacos y calzarme una remera de una promoción de Personal o en su defecto, cuando está para lavar, una de Grinpís que me mandaron con un pantalón de pijama que SÍ Ó SÍ uso del revés (no tengo explicación lógica de por qué no del derecho). Un placer... y así saco la basura y atiendo al Sr. de las empanadas y no se me caen los anillos. He confesado, puedo ir en paz.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, muchas gracias. jajaja
    Acá la crota pasa a dar la cara:

    Te cuento un poco de mi look del día domingo. Para hacer catarsis lo que suelo hacer es ponerme a limpiar. es mi manera. El baño, el piso de la cocina, y por lo general hago lo que más odio, barrer y limpiar el piso. todo el tema de tener que agacharme y sacar mugre de recovecos me molesta pero es lo que me sale primero en momentos como ese. Este domingo fue el turno de mi cuarto, lo cambié todo de lugar, lo dejé pipi cucú.
    La vestimenta elegida? calza gris con mancha de esmalte azul de cuando me hice la hippie y pinté un portarretrato, arriba una remera que está estiradísinma de un lado y hace que practicamente me quede en tetas, arriba un saco con mostacillas negras divino que es de fiesta mas o menos, pero como estaba para lavar y yo tenia frío dije "ya fue".
    y en los pies, esta vez en patas, porque la verdad que tenés medias de lana con el piso mojado es peligrosisimo, jaja taninconciente todavía no soyy

    Buenísima tu vestimenta y la de tu señor. Completamente impresentables, jaja
    ADEMÁS pensa que el de la pizzería debe ver gente vestida así SIEMPRE jaja es la típica. Asique ni te preocupes, yo creo que el de mi pizzería me conoce las tetas de memoria, porque en casa no se usa corpiño, OBVIO. jaja

    ResponderEliminar
  8. LaPé No hay sensación más liberadora que revolear la ropa que uno usa para ir a trabajar ni bien llega a la casa. Y más si uno trabaja en un lugar "serio" y tiene que andar todo el día en tacos o cosas semejantes...

    Las remeras promocionales son un must en el estilo homeless chic.

    eterno sindrome premenstrual Es verdat, la ropa que está para lavar, aunque sea buena, se utiliza como complemento cuando una se viste de crota. Hay que aprovechar y seguir enmugrándola.
    El delivery de la pizzería de su barrio debe estar muy contento! jaja

    Yo hace casi dos meses que no sé lo que es andar sin corpiño, cosa que extraño como loca (no quiero dar detalles escabrosos, pero la lactancia me lo impide)

    Besos!

    ResponderEliminar
  9. ejem, ejem, mi madre me dice lo mismo. y ahora voy a contestarle: salí a mate.
    mi look: pantuflas con manchas de vaca holandoargentino, pantalon pimama escoces, que tiene un agujero en la entrafa de la zona intima y una remera estilo flash dance, hombro descubierto. qué tul??

    ResponderEliminar
  10. Banfru Me encantó la remera estilo Flash Dance!
    (Dígale a Roberto que la revolee por la casa al ritno de "What a Feeling"... ¡qué recuerdos por dior!)

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, justo hace unos días comentaba esto con mi hermana y mi cuñado, necesito ponerme mi saco de entrecasa cuando llego, es lo más homeless que viste, está tan estirado que me llega a las pantorrillas, y yo necesito sacarme la campera y ponerme el sacón viejo para sentirme en casa! Ni hablar de la remera de dormir (o sea remera vieja), el pantalón deportivo viejo o el del pijama y las pantuflas!!

    ResponderEliminar
  12. Buscando ''cosas elegantes'' he ido a parar aqui... y como me he reido!! Ha sido como mirarme en un espejo. En verano mi look es mas ''decente'', cualquier camiseta con pantalon corto, o algun vestidito fresco. Pero en otoño-invierno parezco... bueno, no se ni lo que parezco.
    Pero veo por vuestros comentarios que no estoy sola en el mundo!!
    Ahora mismo llevo puesto:
    Camiseta color pistacho con agujeros a la altura del ombligo (se va desintegrando poco a poco)
    Pantalon de pijama blanco con estampado de flores lilas (creo que son flores, ya ni se distinguen)
    Bata con capucha de tela de peluche, color lila y franjas naranjas (con agujeros en las mangas y uno de los bolsillos colgando)
    Y zapatillas de peluche estilo botines, con franjas lilas y blancas ( a juego con el pantalon y la bata)
    Las zapatillas no tienen agujeros, pero imaginad como estan despues de media vida que llevan conmigo.
    Vamos, yo directamente cuando llaman a la puerta, ni abro como no sea alguien de confianza. Si es el cartero, que deje recado y ya pasare yo por correos ;-)
    PD: mi madre no me dice nada, pero pone la misma cara que pondria si le abriera la puerta desnuda, y mi suegra ya ni os cuento jajajja

    ResponderEliminar

Por favor, deje su comentario después del tono. Le responderemos cuando podamos, y como podamos (lo que generalmente será peor de lo que usted espera).

Muchas gracias por su mensaje.

Piiiiiiiip