ri-sueño

Ya era de día, pero de día recién estrenado. Me desperté, no sé por qué razón (cada noche me despierto unas cuatro veces por diferentes motivos -y todos me dan bronca-). Mientras miraba el techo, rogándole a San Clonazepan que viniera en mi ayuda, lo miré. Dormía de costado, de espaldas a mí, plácido. 
De golpe, se le empezaron a mover los hombros. Así, de arriba a abajo, rapidito. Se le aceleró la respiración, y emitió un sonido corto y agudo.
Sé lo que es despertarse acongojada y llorando por un mal sueño. Es horrible.
Me pregunté qué estaría pasando en esa cabeza, por qué tanta angustia, y lo acaricié, tratando de calmarlo.  
Los sonidos se hicieron más fuertes y repetidos. Entonces me di cuenta: no se estaba quejando. 
Se estaba riendo a carcajadas, completamente dormido. 


5 comentarios:

  1. jejeje, me encantó. Ahora hay un nuevo santo para rezarle: San Clonazepan. Para sumarse al equipo de la Virgen Llorapenes.

    ResponderEliminar
  2. Ay, despertarme llorando sé lo que es pero nunca me pasó de reirme! Qué envidia!

    ResponderEliminar
  3. Jennifer Amapola Banfrula Ah, no conocía a esa vírgen... Me intriga cómo será su estampita.

    Bella Vio? A mí tampoco me pasó nunca!
    Y también me dio envidia.

    ResponderEliminar

Por favor, deje su comentario después del tono. Le responderemos cuando podamos, y como podamos (lo que generalmente será peor de lo que usted espera).

Muchas gracias por su mensaje.

Piiiiiiiip