paremos la pelota

Nadie, en todo este tiempo, me aclaró que una de las famosas y nunca bien ponderadas experiencias inolvidables del embarazo era, durante el curso de preparto, encajarme una pelota de tenis donde no me da el sol y sentarme a empollarla durante un buen rato. 
Un poco de respeto, ¡caraho!

5 comentarios:

  1. What???? A mí jamás me sugirieron algo así!!!

    ResponderEliminar
  2. Oiga, pero y cuál sería el objetivo de dicha actividad?

    ResponderEliminar
  3. Es parte de una sesión de ejercicios en los que la susodicha pelota se va ubicando en la cintura, la cadera, los isquiones y demás, para aprender a relajarse a pesar de sentir dolor.

    Creo que me tocó el club de las parteras hippies.
    :P

    ResponderEliminar
  4. Tanta exijencia de un enbarazo eh..jeje

    Saludos =)

    ResponderEliminar

Por favor, deje su comentario después del tono. Le responderemos cuando podamos, y como podamos (lo que generalmente será peor de lo que usted espera).

Muchas gracias por su mensaje.

Piiiiiiiip