de por qué no sé cómo ser madre de una hija

Cuando era chica mi madre siempre repetía que era una varonera, o bien una machona. Mientras el resto de las niñas jugaba a la payana, yo me trepaba a los árboles como un mono, o me subía a un terraplén y volvía toda roñosa y magullada.
En la adolescencia me decía "sos una crota, no sé a quién salís", mientras se le deshacía el brushing del espanto al verme lucir los jeans de mi papá con toda naturalidad. Eso y unos mechones de pelo violeta y verde que ahora imagino me quedaban horrendos.
No me maquillo, hace cinco años que no piso una peluquería, nunca me hice las uñas. La cera depilatoria me da alergia y los shampuses con aditamentos que te dejan el pelo hermoso y brillante, también. Mi cabello no está hermoso ni brillante, y está cortado a la que te criaste, pero no me pica.
Odio ir de shopping, odio el rosa, a las princesas de Disney, y muchas otras cuestiones que se consideran "femeninas".
Podría agregar que gran parte de lo que la sociedad considera como estrictamente "femenino" me parece una pelotudez, pero eso es tema de otro post.
No sé nada de todo ese universo.
Pero de lo que menos sé es de tener una relación madre-hija que no esté siempre al borde de la catástrofe.
No sé cómo es una charla de compinches con mi mamá, de confesiones, porque su mirada siempre me inspiró miedo. Porque mi madre considera que puedo llegar tan lejos, que cualquier paso que dé siempre se queda corto. Entonces, no importa qué hiciera, yo "podía más".  "Vos podés más", una frase que frente al espejo me traducía como "no sos lo suficiente". 
No sé cómo es una charla profunda madre-hija porque mi mamá siempre prefirió escribirme. Y por mucho que digan, las cartas no abrazan. 
Mi mamá no me enseñó ni me habló de esas "cosas de mujeres", quizás porque yo era demasiado machona para su gusto; pero también porque ella "no estaba ahí para ser mi amiga".
Sé que me ama con locura. De eso estoy segura. Los años nos acercaron, y hoy no le temo tanto a su mirada ("tanto", porque sus comentarios a veces siguen doliendo). Hoy sé que un error es tan humano como un acierto. Y que no soy ningún diez. Soy lo que me va saliendo.

Pero entonces, ahora, voy a tener una hija. Y tengo miedo. Porque no conozco otra relación que no sea una siempre al borde de la catástrofe. Porque también fue así la historia que vivió mi madre con la suya.
Ya amo a esa bebé que todavía no conozco, pero tengo miedo. Ese miedo de que llegue el día de mirarme al espejo y volver a sentir que, antes como hija y ahora como mamá, no fui lo suficiente.
 

10 comentarios:

  1. Ay, no sé cómo sacarte ese miedo, esa angustia, porque yo también tengo los míos propios con respecto a ese tema.

    Sí te puedo desear lo mejor y pedirte que confíes. Vos sabés, o vas a saber, cuando llegue el momento.

    Te mando un beso.

    ResponderEliminar
  2. Wowowowowow....qué post!, para sacarse el sombrero.....
    No nos conocemos, pero estamos juntas en el proyecto "Blogueando por una escuelita", así llegué a tu blog y hoy leyendote no pude dejar de comentar......por mi parte puedo decirte, después de 18 años que estrené el rol de mamá, ellos no vienen con manual, y te vas a equivocar, tal vez no del mismo modo que tu mamá lo hizo con vos, pero bue, lo harás a tu modo....mi único humilde consejo es: amala hasta la locura, decíselo y demostráselo a cada instante, respetala y cuando sientas o creas que te equivocaste pedile disculpas ....vas a ver que en la medida que crezca el miedo desaparecerá...
    besitos, Silvia.

    ResponderEliminar
  3. En realidad pienso que la tenes bastante facil... Pensa lo siguiente... ya sabes todo lo que NO tenes que hacer, ahora podes ponerte a pensar que si seria bueno hacer. Recorda lo que sentis que te falto de tu madre y dale eso a tu hija. Con respecto a ser machona, y bue,si tu hija va a ser "femenina" le va a salir naturalmente y vos quizas aprendas eso de ella... y si no, ella va a ser igual a vos, lo cual tampoco es malo.

    ResponderEliminar
  4. tu vida es mi vida! yo prefiero decirle a cualquiera que estoy indispuesta, menos a mi mamà..de ahi para abajo lo que se te ocurra, jamas me `maquille, fui a escuela tecnica, sè hablar con hombres.mas de tres mujeres con problemas de mujeres, me rompe las pelotas....sin embargo dios me mando una niña, que es por supuesto reina de belleza, modales y todo lo que una dama signifique, charlamos de todo, tuvo su epoca de silencio....pero silencio bien, no de mi mama es una mierda! jajaja hoy tiene 20 años, y si bien soy su mamà, es mi compañera en todo, disfrutamos de las caminatas de compras, de limpiar y tomarnos un cafè...no tengas miedo, porque lo mas imortante ocurre..le cambias los pañales y no te mea, ese dia empezas a entenderte!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. No! Tengo la mismísima relación con mi mamá!!!! Le voy a pedir a mi marido que lea este post para que entienda lo que me pasa con ella. Gracias por ponerlo en palabras por mí.
    Por otro lado, me pasa lo mismo con Catalina, me da miedo ser mamá de una mujer. Pero le pongo onda y trato de hacer lo mejor que puedo, lo que me va saliendo, como decís vos. Cuando la nena llega, el mundo femenino llega con ella, tenés que estar abierta a recibirlo y disfrutarlo.
    Besos!

    ResponderEliminar
  6. No sé qué decirte, porque tengo una relaciòn buenìsima con mi mamà, aunque nunca nos decimos que nos queremos ni nos abrazamos o besamos... porque las dos nos sentimos torpes al demostrar afecto.

    Cuando estaba embarazada, querìa una nena... porque no sabìa còmo criar un nene! Si bien no soy super femenina, pensé que me sentirìa màs còmoda como la madre de una mujercita... sin embargo, ahora no me veo mamà de otra persona que no sea Matias. Mi Mati... que es todo lo dulce y afectuoso que yo nunca fui!

    Aprendés sobre la marcha y vas a tratar de no cometer los mismos errores que tus viejos, pero evitando aquellos... te vas a equivocar en muchos otros! Es asi! No vienen con manual y se aprende viviendo. Seguì tu instinto y no te vas a equivocar!

    besos

    ResponderEliminar
  7. Seguro va a salir todo bien.. porque uno no tiene porque repetir la historia que le tocó, siempre se puede hacer una nueva. ya sabés las cosas que no te gustaban, podes trabajar en no repetirlas con tu hija, crear nuevos paradigmas..
    Lo de los nervios supongo es normal (yo creo estaría aterrada fuera nena o nene, ja.ja), pero seguro va a salir todo bien y vas a poder tener una bonita relación con tu pequeña..
    beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Pero no, no te hagas tanto problema!

    Primero porque ya sabés que NO hacer con tu hija, llegado el momento. Sabés que es mejor hablarle que escribirle, sabés que es mejor decirle que la querés como es a exigirle que "sea más"... sabés muchas cosas ya.

    Y además, que hayas sido o no "varonera" o que seas o no, ahora, muy "femenina" (dos conceptos que no sé de dónde salieron pero el día que agarre al inventor no se salva, porque son falacias) no es de vital importancia. Mi mamá es femenina y me vestía de vestidos y moños, yo terminé siendo una chica que prefiere los jeans y las botas a las polleras y los tacos (con una adolescencia semicrota que ella odio con mucho ahínco). Mi mamá no se maquilló en su vida y yo ando con las uñas de colores y las pestañas llenas de rimmel. Cada una sale como es y no hay condicionamiento alguno que logre modificarlo (gracias a Dios).

    Insisto, lo importante es que vos la querés y la vas a dejar ser ella misma, con sus defectos y virtudes, y que ya tenés bien claro cómo NO tratarla. El resto se va a ir dando naturalmente ♥ Y van a ser buenas amigas las dos, y se van a querer agarrar de las mechas las dos. Como yo con mi mamá (jojo).

    ¡Besotes y quedate tranquila, mamasa!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por sus comentarios. La verdad que siempre renegué un poco de contar cosas tan íntimas por acá, pero recibir tanta calidez me demuestra que estaba equivocada.

    Gracias Ann Te iré contando cómo esto de las mujercitas, como prometí. Y quién te dice, quizás el año que viene, estés esperando a una!

    Hola Silvia, bienvenida y gracias! Tus consejos son justos, porque todo eso que decís me cuesta mucho! (demostrar cariño, reconocer que me equivoqué -me educaron con la idea de que un error más bien es un horror-, decir las cosas)... Pero lo laburo y lo seguiré laburando.

    Zardwiz Tenés razón, sé lo que no quiero, pero viste que uno a veces repite modelos sin darse cuenta siquiera? Eso también forma parte de mi miedo...

    Lila "Le cambias los pañales y no te mea, ese día empezás a entenderte!" Lo que me hiciste reir! Y qué gran, gran verdad!
    La voy a guardar en el libro de las frases célebres (o sea, te la re afané.)

    Fer Fer Me alegro que mi post sirva para algo más que para hacer catarsis... no lo puedo creer, pero me alegro mucho!

    Mai Yo tampoco sé cómo criar a un nene, hay que decirlo, pero con el gordo no me agarró tanto enrosque. Debe ser porque sólo conozco cómo es ser hija.

    Estela Gracias, trabajaré, improvisaré, me equivocaré... y seguiré trabajando!
    ¡Cuánto trabajo!

    Bella Yo me hago problema, no me pidas milagros. Y cuando quieras vamos a buscar al de los "conceptitos" esos y lo agarramos entre ambas.
    Gracias por lo de mamasa... me sonrojé, jaja.

    besos a todos!

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo tres hijas.Y cada una es una personita diferente.Veo en la del medio todas esas caracteristicas femeninas que me sacan de quicio por que no tengo paciencia para ir a la peluqueria,hacerme las uñas y vivir a dieta!!!.Recién tiene 11 años pero la cosa promete y yo no le he enseñado nada !

    ResponderEliminar

Por favor, deje su comentario después del tono. Le responderemos cuando podamos, y como podamos (lo que generalmente será peor de lo que usted espera).

Muchas gracias por su mensaje.

Piiiiiiiip